Análisis de resultados 2015-2016

CONTROL Y SANCIÓN

Procesos institucionales alejados del ciudadano

El factor de Control y Sanción presentó una calificación promedio de 64.5 puntos. Se evidencia una disminución de 3.6 puntos con relación a la vigencia pasada8, manteniéndose en un nivel de riesgo medio. Se resalta que en la anterior medición 26 entidades se encontraban en riesgo moderado, mientras que en la actual solamente 17 están en ese rango. Además, en 2013-2014 había tres entidades en riesgo muy alto, mientras que en 2015-2016 esta cifra subió a cinco. Esto significa que las entidades no están avanzando en los componentes del factor. Persisten las deficiencias de las entidades en su relación con el ciudadano, como lo evidencia la calificación de los indicadores de Rendición de cuentas y Control social.

 


El sistema de PQRS: un instrumento que avanza, pero con lentitud

Es destacable que todas las entidades cuentan con lineamientos internos para el trámite de Quejas, Reclamos y Sugerencias (PQRS), sin embargo 11 entidades aún carecen de canales de denuncia, lo que dificulta cualquier proceso de seguimiento o control social. Adicionalmente, solo 39 entidades cuentan con lineamientos de protección al denunciante y de custodia de datos.


Para verificar cómo funciona en la práctica el sistema de PQRS se envió a cada entidad una solicitud de información9: 48 % de las entidades no respondieron con la información que se solicitaba, y solo en 52 entidades fue posible hacerle seguimiento a la petición de información. Por otro lado, la solicitud indicaba que la información debía responderse en formato Excel, y solo 34 siguieron esta indicación.


 


La rendición de cuentas: más que un espacio de interacción con el ciudadano

El indicador Rendición de cuentas se comporta de manera similar a la vigencia 2013-201410. La calificación promedio del principal espacio de rendición de cuentas pasó de 55.2 a 53.8 puntos, manteniéndose en riesgo alto. Esto señalaría que la planeación de los procesos no se ve reflejada en mejores espacios principales de rendición de cuentas, ya que las condiciones institucionales para la rendición de cuentas tuvo una calificación de 81.1 en 2013-2014 y 76.9 en 2015-2016.

Estas cifras indican que los espacios de rendición de cuentas aún deben fortalecerse. Debe auspiciarse con mayor empeño la participación de los actores que llevan a cabo procesos de seguimiento a la gestión administrativa de las entidades, en especial la ciudadanía. De lo anterior también depende la posibilidad de reducir los riesgos de corrupción.

 

Control: aspectos que resaltan mejoras en la gestión institucional

Cabe resaltar avances positivos en las entidades nacionales, principalmente en el indicador Control interno de gestión disciplinario, el cual se encuentra en una clasificación de riesgo moderado, con un aumento de 1.3 puntos respecto a la vigencia 2013-2014.

 


8: Algunos de estos indicadores fueron fortalecidos. Para consultar en detalle los ajustes metodológicos, se puede revisar el Documento Metodológico del ÍTN 2015-2016.

9: Conforme al principio de Transparencia Pasiva de la Ley 1712 de 2014.

10: La diferencia entre mediciones es de 0.01 puntos.

Con el apoyo de: